Mundo Yold. Te contamos la sorprendente historia de la constructora de un imperio

Madame C.J. Walker, de hija de esclavos a millonaria

 

Carmen Matas
3 mayo, 2021

 Número de Comentarios (0)

Hija de esclavos emancipados, negra y visionaria en el mundo de la cosmética, Maia C.J. Walker es considerada como la primera mujer de la historia en convertirse en millonaria por sus propios medios. Desde la más absoluta pobreza construyó todo un imperio. Hoy te contamos su historia.

Fue la primera mujer de la historia en convertirse en millonaria por sus propios medios y la primera millonaria de raza negra de Estados Unidos. Madam C.J. Walker construyó un imperio de la nada, dando lugar a una de las historias de superación y éxito más espectaculares de la historia de los Estados Unidos. Aunque pueda sonar exagerado, solo teniendo en cuenta que Sarah Breedlove, como era su nombre real, nació en el seno de una familia de esclavos afroamericanos de Louisiana, se comprende la magnitud de su proeza.

¿Su gran éxito? Digamos que algo así como que inventó la primera fórmula para alisar el cabello. Aunque la proeza de Madam Walker fue mucho más allá de simplemente crear un negocio exitoso. Se trata de la historia de una mujer que siempre aprovechó sus logros para crear empleo para otros y que además fue una entregada filántropa a lo largo de toda su vida.

Construyó un imperio de la nada, dando lugar a una de las historias de superación y éxito más espectaculares de la historia de los Estados Unidos.

Persona brillante y decidida, Madam Walker luchó tenazmente por una vida fuera de la pobreza que había mamado desde niña. Además, orgullosa de la belleza negra, puso todo su esfuerzo en ensalzarla y legitimarla, haciendo de ello su modo de vida. Todo esto siendo mujer y siendo negra, en una sociedad tremendamente machista y en el Estados Unidos de la era de las leyes Jim Crow, que propugnaban la segregación racial y se aplicaban a los afroamericanos y a otros grupos étnicos no blancos. Además de una absoluta pionera, fue toda una valiente.

Unos comienzos difíciles
Cuando Sarah Breedlove nació el 23 de diciembre de 1867 en una plantación de algodón de Louisiana, ya lograba un hito sin ni siquiera ser consciente: ella era la primera de los cinco hijos de sus padres en nacer en libertad. Aunque, claro está, eso no hacía en absoluto de su porvenir un camino de rosas. Se quedó huérfana a los 7 años, fue casada a los 14 y se quedó viuda a los 20. Era madre soltera y ganaba 1,50 dólares al día como lavandera y cocinera.

Orgullosa de la belleza negra, puso todo su esfuerzo para ensalzarla y legitimarla, haciendo de ello su modo de vida.

Tantos problemas en su vida provocaron que siendo todavía muy joven Sarah notase que estaba perdiendo el cabello. Tal y como explicaba su bisnieta en una entrevista, “a principios de la década de 1900, cuando la mayoría de los estadounidenses carecían de agua corriente y electricidad, bañarse era un lujo. Como resultado, Sarah y muchas otras mujeres empezaron a quedarse calvas porque se lavaban el cabello con poca frecuencia, dejándolo vulnerable a los peligros ambientales como la contaminación, las bacterias y los piojos”.

Mujer emprendedora
Ella misma desarrolló una loción para el cabello gracias a un producto africano que le habían aconsejado. “Un día un hombre negro me dijo qué debía mezclar para mi cabello. Parte del remedio se cultivaba en África, pero lo pedí, me lo puse en el cuero cabelludo y en unas pocas semanas mi cabello empezó a crecer más rápido de lo que se había caído”, afirmó ella misma. Su producto se llamaría ‘El maravilloso productor de cabello de Madam Walker’. Su inversión inicial: 1,25 dólares.

 

Al comprobar la eficacia solicitó la ayuda de su tercer marido, Charles Joseph Walker -de ahí que adoptase su nuevo nombre Madam C.J. Walker-, que era agente de ventas de periódicos. Supo aprovechar el fabuloso tirón publicitario que tenían en ese momento los periódicos, especialmente los más leídos por los afroamericanos, para hacer conocer su producto. “Maravilloso cultivador de cabello”, “Tu cabello rizado brillante y sedoso”, rezaban los eslóganes.

Mostró una perspicacia innata haciendo negocios. Comenzó a mostrar su producto de puerta en puerta, en iglesias y reuniones de clubes…

Era difícil no encontrar el anuncio de Madam Walker en las páginas de las últimas noticias. Además, fue una absoluta pionera en utilizar imágenes de mujeres negras para ilustrar el antes y después de las usuarias del producto. Hasta ese momento, solo mujeres blancas aparecían en ese tipo de anuncios.

Madam Walker

Pionera del marketing
No cabe duda de que Madam C.J. Walker mostró una perspicacia innata haciendo negocios. Comenzó a mostrar su producto de puerta en puerta, en iglesias y reuniones de clubes, para pasar después a un catálogo de pedidos por correo. Demostró ser toda una especialista del marketing cuando pocos se dedicaban a ello. Su punto fuerte era que no solo vendía un producto a sus clientes, sino que ofrecía todo un estilo de vida, un concepto de higiene y belleza total que proporcionaría seguridad y cambiaría sus rutinas para siempre.

Su talento para la publicidad fue igualado por su astuta estrategia de ventas, que comenzó a utilizar una flota de agentes en un sistema al estilo de Avon o Mary Kay en la actualidad -unos 120 años después-, que rápidamente construyó su fortuna y resultó ser muy lucrativo para el equipo de ventas. En un momento en que los trabajadores blancos no cualificados ganaban alrededor de 11 dólares por semana, nos podemos hacer una idea del impacto que generaba que los agentes de Walker ganaran entre 5 y 15 dólares por día.

A través de su sistema, el propio cliente podía convertirse en un agente de la marca por una buena comisión, por lo que su capacidad de llegar cada vez a más y más gente se multiplicó. En poco tiempo, la compañía de Walker había formado a unos 40.000 ‘Agentes Walker’, como se denominaban.

-“No me conformo con ganar dinero para mí misma. Me esfuerzo por proporcionar empleo a cientos de mujeres de mi raza”, dijo Walter en 1914.

Franqueó todas las barreras
En su camino hacia la cima, no queda duda de que Madam Walker atravesó todos los obstáculos habidos y por haber y rompió no solo uno, sino dos techos de cristal: el del racismo y del machismo.

No me conformo con ganar dinero para mí misma. Me esfuerzo por proporcionar empleo a cientos de mujeres de mi raza.

Póster de la serie biográfica

-“Sé cómo hacer crecer el cabello tan bien como sé cómo cultivar algodón. He construido mi propio negocio en mi propio ámbito”, dijo una vez a miembros de la National Negro Business League, una organización supuestamente creada para promover los intereses de las empresas afroamericanas, pero dominada por hombres, y en la que Walker se sintió bastante despreciada.

Salón de belleza de Madam Walker en Nueva York

Además de su admirable legado como empresaria, Madam Walker fue una entregada filántropa, donando a lo largo de su vida cantidades importantes de dinero a los fondos de becas, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) y a las campañas contra la segregación.

Una mujer negra en la época de segregación de los Estados Unidos, y que, a pesar de todo, consiguió hacerse un lugar entre los empresarios de élite del país norteamericano. Sarah Breedlove, Madam C.J. Walker, murió el 25 de mayo de 1919 a los 51 años de un ataque al corazón. Por suerte, parte de su legado se sigue transmitiendo hoy a través del Madam Walker Legacy Center, en Indianápolis, un centro cuya misión es inspirar, involucrar y capacitar a las personas de la comunidad afroamericana.

¿Conocías a esta gran empresaria? ¿Sabes la historia de otras grandes mujeres que permanecen silenciadas? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Más información:

https://www.youtube.com/watch?v=tjze_Iv8F7g

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies