Mundo Yold. Hoy el gran guitarrista hubiera cumplido 95 años ¡Feliz cumplerock!

Chuck Berry, el rockero incombustible

 

 

Inés Almendros
18 octubre, 2021

 Número de Comentarios (0)

Los yold conocimos a Chuck Berry cuando este ya era el veterano más veterano y auténtico de la música rock. Con Elvis en plena decadencia, y pronto fallecido, y el resto de los primigenios rockeros desaparecidos, el eterno Chuck parecía incombustible, interminable, como aquel conejito de las pilas de los anuncios. Pero nada es eterno, así es que él también nos dejó en 2018. Un día como hoy, Chuck Berry hubiera cumplido noventa y cinco años de una adrenalítica existencia que hoy queremos recordar.

El pequeño Charles Edward Anderson Berry era hijo de Harry -un constructor que al mismo tiempo era el diácono de la iglesia de su pueblo-, y de su esposa Martha, profesora. Nacido el 18 de octubre de 1926, en el sureño San Luis, de Misuri, Chuck estudió en la misma escuela para afroamericanos en donde también se formaría, algo más tarde, la mismísima Tina Turner.

Desde bien pequeño aprendió a tocar la guitarra, e instrumento en ristre, pronto se buscó la vida tocando en fiestas juveniles. Pero si algo tuvo Berry, desde que era un chaval, era talento para la música… y para meterse en líos. En 1944 le arrestaron por participar, con unos amigos, en un robo a mano armada, y tuvo que pasar tres años en el reformatorio juvenil. No sería la primera vez que vería la cárcel. En 1948, recién liberado, se casa con Themetta Sugss, su única esposa de toda la vida. Hasta la muerte del músico, permanecieron nada menos que 68 años juntos. Ella le sobrevivió, y siempre declararon mantener viva su historia de amor. Sin embargo, a Berry se le conocieron algunos otros líos de faldas…

Con su esposa

De repente, millonario
Joven y con la responsabilidad de la familia, Berry se iba buscando la vida con distintos empleos, sin dejar en ningún momento la música. Durante los años cincuenta pasa por distintos tipos de banda, a través de las cuales, cada vez afianza más su estilo personal. Tras abandonar el grupo de blues Sir John Trio, reconvertido en The Chuck Berry Combo, en 1955, graba sus primeros discos en solitario.

En apenas unas semanas, el sencillo Maybellene vendió más de un millón de copias. De la noche a la mañana Chuck se hizo millonario, famoso y popular. Tanto, que pronto dio un primer salto al cine, apareciendo en la película Rock, Rock, Rock (1955). Casi todos los discos que sacaba en esta época se convertían en grandes exitazos, que siguen siendo clásicos del rock, entre ellos, los mil veces versionados Roll over Bethoveen, Sweet Litle Sixteen, y por supuesto, Johnny B. Goode. Mientras sus discos eran bailados por todo el mundo, su leyenda se extendía allende los mares. Berry se convirtió en uno de los ídolos sagrados de varias generaciones.

En apenas unas semanas, el sencillo Maybellene vendió más de un millón de copias. De la noche a la mañana, Chuck se hizo millonario, famoso y popular.

Rockero eterno
Pero, como cuando era un chaval, el talento increíble del artista era parejo a su capacidad de meterse en problemas. En 1959 fue arrestado por cargos de prostitución, la justicia le acusaba de haber llevado a una menor de edad a San Luis. El argumento de que desconocía la verdadera edad de la chica no evitó regresar a la prisión: fue condenado, nada menos, que a tres nuevos años de cárcel, durante los cuales, el mundo cambió por completo.

Con dos de sus más talentosos fans: Eric Clapton y Keith Richards

Berry se convirtió en uno de los ídolos sagrados de varias generaciones.

En 1963, cuando volvió al circuito musical, el rock había sido destronado por el pop: los Beatles eran los nuevos reyes de las jóvenes generaciones, y él era un cuarentón abocado a la decadencia… Pero no. Chuck era demasiado Chuck para convertirse en decadente. Además, se había convertido en un auténtico Dios para los nuevos amos de la música, así es que desde entonces, y hasta el final de su vida, continuó sacando discos, y colaborando con los jóvenes músicos de cada generación.

Compartiendo micro con John Lennon

Johnny B. Goode fue incluido en el disco de oro que la sonda espacial Voyager mandó al espacio.

Siempre en la carretera, hasta su muerte viajó tocando por todo el mundo, participó en innumerables conciertos, festivales y programas de televisión. Los amos de la música de muy distintas generaciones siempre estuvieron orgullosos de tocar con el abuelo del rock: desde John Lennon hasta los Rolling, Eric Clapton, Michael Jackson, Fleetwood Mack, Aretha Franklin, Bruce Springsteen y muchos más, todos han tocado alguna vez con Chuck Berry.

Como no podía ser menos, ya de mayor, en los años ochenta, volvió a tener problemas con la ley; fue acusado de voyeurismo por, supuestamente, instalar cámaras de video en su restaurante de Wetzville, Misuri. También tuvo algunos otros disgustos por las drogas, pero, afortunadamente, nunca regresó a la prisión.

Tras una larga, intensa y emocionante vida, Berry finalmente falleció el 18 marzo de 2017. Le encontraron muerto en su propio hogar. Generaciones de amantes de la música rock nos llevamos un gran disgusto: Chuck era de estos tipos que parecía inmortal.

Johnny B. Goode, uno de los temas míticos del abuelo rockero, fue incluido en el disco de oro que la sonda espacial Voyager mandó al espacio. Desde luego, puede considerarse un excelente regalo para los habitantes del universo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies