Mundo Yold. Hoy hablamos de ajedrez y de la serie en torno a la figura de Bobby Fischer que ha revolucionado el 2020

Gambito de Dama: Beth Harmon es Bobby Fischer

 

Carmen Matas
13 enero, 2021

 Número de Comentarios (0)

El controvertido genio del ajedrez, Bobby Fischer, es la inspiración detrás del personaje de la serie de Netflix que está revolucionando el planeta, Gambito de Dama. En el aniversario de su fallecimiento te contamos más sobre él y el por qué Beth Harmon en la vida real no podría ser mujer.

Una serie de Netflix ha vuelto a causar estragos en todo el planeta en 2020. Se trata de Gambito de Dama, una ficción que relata la vida de la prodigio del ajedrez Beth Harmon, interpretada magistralmente por Anya Taylor-Joyque, que en la década de 1950 termina convirtiéndose en la mejor jugadora del mundo. En sus primeros 28 días de emisión, la serie ya había sido vista por la friolera de 62 millones de personas. ¡Nunca creímos que el ajedrez podría tener tanto tirón!

Aunque la historia de Beth Harmon no está basada exactamente en hechos reales, sí que está probablemente inspirada en una de las grandes figuras de la historia del ajedrez: Bobby Fischer. Esta semana se cumplen 13 años de su fallecimiento y no encontramos una ocasión mejor para recordar su historia.

En sus primeros 28 días de emisión, Gambito de Dama ya había sido vista por la friolera de 62 millones de personas.

Bobby Fischer

Beth Harmon inspirada en Bobby Fischer
En el apogeo de la Guerra Fría, durante la década de 1960, un joven estadounidense prodigio del ajedrez llamado Bobby Fischer se enfrentaba solo al gigante soviético, que llevaba décadas dominando el panorama mundial de este juego de tablero. Siendo tan solo un adolescente aprendió ruso por sí solo para poder leer artículos de revistas especializadas del país soviético y conocer más sobre sus rivales. Su implacable ascenso culminó en 1972, cuando arrebató la corona de campeón del mundo a Boris Spassky, en un enfrentamiento que muchos califican como “la partida del siglo”. Tal fue la belleza de las jugadas de Fischer, que su propio contrincante, ya derrotado, acabó también levantándose de su asiento para aplaudir a su oponente.

No nos cabe duda de que si eres uno de los millones de personas que han visto Gambito de Dama, toda esta historia te resultará mucho más que familiar. Y es que, muchos de los episodios de la vida de Fischer están plasmados en el personaje de Beth Harmon.

Como en el caso de la protagonista de la serie, el padre de Fischer no estuvo presente durante su juventud y su madre era un personaje complejo que, entre otras cosas, fue investigada por el FBI por vínculos con el comunismo. A diferencia de Harmon, Fischer no creció en un orfanato, pero su madre no tenía un hogar fijo cuando él nació. El genio del ajedrez terminó abandonando la escuela antes de tiempo para dedicarse de lleno a este deporte.

El implacable ascenso de Bobby Fischer culminó en 1972, cuando arrebató la corona de campeón del mundo a Boris Spassky.

Asimismo, una de las escenas más repetidas en la serie es cuando Harmon mira las piezas imaginarias en el techo de su habitación cuando era niña, creando jugadas y tácticas en su mente. Algo que también se puede asemejar a la infancia de Fischer, que en sus inicios se las ingenió para jugar solo al ajedrez y así poder practicar. Además, en la serie, el conserje del orfanato en el que estudia Harmon le da una copia de Modern Chess Openings, un conocido libro sobre técnicas de ajedrez. Casualmente, el primer mentor de Fischer, Jack Collins, fue uno de los coautores de este libro.

Tanto Fischer como Harmon ganaron el título estadounidense como prodigios adolescentes. Durante su ascenso, Harmon viaja a la Ciudad de México y rompe a llorar después de perder ante el número uno del mundo ficticio Vasily Borgov. En 1960, con 17 años, Fischer perdió contra el número uno, Spassky, en un torneo en Argentina, y se dice que también rompió a llorar después.

Siendo tan solo un niño, Fischer se las ingenió para jugar solo al ajedrez y así poder practicar.

Pura ficción
Pero el éxito de Gambito de Dama no solo ha renovado el interés por el ajedrez, sino que ha reavivado el debate sobre por qué tan pocas mujeres llegan a lo más alto de este deporte de intelecto. Aunque nos encanta el personaje de Beth Harmon, tenemos que reconocer que nada más lejos de la realidad, ya que en la vida real, ninguna mujer ha sido coronada campeona mundial.

Judit Polgar

Según declaraciones de Judit Polgar, ex jugadora profesional de ajedrez húngara y la única mujer que ha alcanzado el top 10 de mejores jugadores en la historia, “la forma en que los chicos tratan a Beth en la serie es un sueño. Lamentablemente, la realidad no es así”. Y es que, cuando Polgar se encontraba demostrando su talento y escalando en el ranking mundial, siempre tuvo que escuchar comentarios despectivos sobre su habilidad en el juego por parte de sus contrincantes hombres.

Comentarios a los que se unió el propio Fischer, que en 1963 aseguró quelas mujeres son terribles jugadoras de ajedrez… supongo que no son tan inteligentes”. Por supuesto no era un caso aislado. Dos grandes maestros internacionales, un título que se otorga a los jugadores que alcanzan determinado nivel de excelencia, han asegurado que las mujeres no son lo suficientemente astutas mentalmente para desafiar a los hombres.

Hou Yifan en competición

En la vida real, ninguna mujer ha sido coronada campeona mundial.

A pesar de que pocos jugadores de ajedrez de élite son mujeres, actualmente por cada 15 hombres, una compite internacionalmente. En el ranking de los 100 mejores ajedrecistas del mundo, solo una es mujer. Ella es la china Hou Yifan, que ocupa el puesto 88.

La verdadera Beth Harmon
Podríamos decir que es ella: Judit Polgar. Compitió entre 1988 y 2014 y rara fue la ocasión en la que participó en una competencia femenina, modalidad a la que suelen amoldarse las grandes jugadoras de ajedrez mujeres. Según ella, competir en eventos solo para mujeres restringe a las jugadoras en su potencial y aspiraciones. Motivo por el cual ella decidió batirse contra los hombres y llegó a derrotar a algunos de los más conocidos, como Kasparov, su gran maestro ruso; el ex campeón mundial Anatoly Karpov, y el actual campeón mundial, el noruego Magnus Carlsen.

Bobby Fischer durante una partida

Sus dos hermanas mayores, Zsuzsa y Zsofia Polgar, son respectivamente gran maestra y maestra internacional. Y es que las tres fueron educadas en el aprendizaje de este juego de tablero por parte de su padre Laszlo. Se trataba de un psicólogo convencido en demostrar que un niño puede lograr resultados excepcionales en cualquier campo, siempre que se le entrene desde una edad temprana.

Pero aunque Judit Polgar, apodada la Reina del Ajedrez, haya sido la jugadora de mayor rango de todos los tiempos, es más que probable que muchas otras con un potencial similar la hayan precedido, sin la oportunidad de demostrar su valía o cayendo sus logros completamente en el olvido.

Ana Matnadze

Otras grandes jugadoras
Puede ser el caso de Ana Matnadze, georgiana de 37 años que que hoy compite por España. Su madrina es nada menos que Nona Gaprindashvili, la primera mujer en recibir el título de gran maestra. Matnadze comenzó a jugar a los cuatro años y siendo una niña ya entrenaba nada menos que 10 horas al día.

Con su país natal enfrascado en una guerra civil, el gobierno estaba ansioso por promover en el exterior a sus heroínas nacionales. Antes de su participación en el Mundial Sub-10, Matnadze llegó incluso a recibir una llamada telefónica del entonces presidente, que la animó para que hiciera ganar a Georgia.

Phiona Mutesi

Otra gran figura del ajedrez femenino es la ugandesa Phiona Mutesi. La joven de 24 años, que creció en un barrio pobre de Kampala, se vio obligada a abandonar la escuela a los nueve años para ponerse a trabajar. Aprendió ajedrez en un programa de actividades de ocio y tiempo libre dirigido por una organización benéfica. Su increíble historia fue escrita en un libro, The Queen of Katwe, que fue adaptado al cine por Disney en 2016.

Por su parte, la gran maestra estadounidense Jennifer Shahade, de 39 años, es también conocida por su gran talento en el ajedrez, así como por los libros que ha publicado en torno a este tema, que rompen los mitos existentes sobre las jugadoras. Es el caso de Chess Bitch: Women in the Ultimate Intellectual Sport – Perra del ajedrez: Mujeres en el deporte intelectual supremo– y Play Like a Girl-Juega como una niña-.

No podemos dejar de mencionar a María Teresa Mora Iturralde, una mujer cubana que en 1922, y con tan solo 20 años, derrotó a rivales masculinos para convertirse en maestra cubana de ajedrez y campeona iberoamericana. Es la única persona que ha recibido lecciones de José Raúl Capablanca, campeón mundial de 1921 y 1927, y descrito como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Es más, cuenta la leyenda que la estudiante llegó a vencer al maestro pero, lamentablemente, su trayectoria en el ajedrez se detuvo en el campeonato cubano de 1922 y su historia fue prácticamente olvidada.

¿Has visto Gambito de Dama? ¿Conocías la trayectoria de estas grandes mujeres en el mundo del ajedrez? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Más información:

https://www.netflix.com/es/title/80234304

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies