Mundo Yold. Existe una app que propone un divertido juego de localización de tesoros en todo el mundo. ¿Jugamos?

Geocaching, la pasión por buscar tesoros

 

 

 

Inés Almendros
25 marzo, 2022

Aunque no te lo creas, muy cerca de ti hay tesoros escondidos. No son tesoros como los de los cuentos, con baúles repletos de oro y joyas. Pero contienen un valor aún mayor: buscándolos puedes pasar horas de entretenimiento y diversión, a la vez que andas, haces deporte y compartes tiempo de ocio y ejercicio con amigos o familia. Todo gracias a Geocaching, una app que une a millones de personas de todo el mundo, cuyos miembros esconden pequeños tesoros para que otros los encuentren. ¿Te animas?

El mundo entero está lleno de pequeños tesoros, y muchos de ellos, ahora mismo, se encuentran cerca de ti. Son los objetos que los geocachers han ocultado en algún lugar de tu barrio, ciudad, provincia, y más allá, al otro lado del mundo, para que tú y otros jugadores puedan localizarlos. Esconder, buscar gracias a pistas y coordenadas, hallar, celebrar y compartir: en eso consiste la atractiva propuesta de esta app que congrega a millones de personas de más de 190 países. Habiendo superado los diez millones de descargas, la aplicación es sin duda uno de los juegos más populares del planeta.

Y no es para menos: Geocaching reúne en sí un montón de atractivos. Al tiempo que los jugadores buscan los tesoros ocultos, se relacionan con la amplia comunidad de geocachers que, en su mismo barrio, ciudad o país también participan en el juego. Muchos de ellos aprovechan sus paseos solos, con amigos o familiares, o sus rutas de senderismo, corriendo o en bici, para guardar sus propios tesoros, o intentar localizar los que otros han ocultado. Y además, los propios geocachers forman una comunidad bien avenida, que incluso organiza eventos en común.

Al tiempo que los jugadores buscan los tesoros ocultos, se relacionan con la amplia comunidad de geocachers que, en su mismo barrio, ciudad o país también participan en el juego.

Jugar es sencillo, una vez descargada la app en el móvil (se puede descargar gratuitamente desde Google Play, por ejemplo), nos registramos y establecemos las preferencias, como el idioma. Una vez que aceptamos los permisos del geolocalizador de la aplicación podremos ver, en el mapa de nuestra zona, los tesoros que tenemos alrededor. A partir de ahí, con la app y nuestro teléfono, un montón de divertidos retos, en forma de tesoros escondidos, se extienden ante nosotros.

Hablamos con Abad Ramos, alias Ramitosin, un geocacher peruano en Madrid, con una gran actividad y experiencia en el juego, que nos da algunas de las claves para participar y divertirse con él. “Yo soy escondedor y buscador y llevo ocho años en esto, pero hay jugadores que aun lleva mucho más tiempo”. Según nos cuenta, la app no establece grados según la experiencia: “No existen niveles de jugadores, uno es novato cuando empieza con el juego, y luego, al coger experiencia, la búsqueda se va a haciendo cada vez más fácil”. Sin embargo, la app premia la continuidad y actividad de los participantes: “La propia aplicación te dice quien tiene más tesoros escondidos y encontrados, y por cada diez tesoros escondidos te premia regalándote un punto favorito para que, en tu próxima búsqueda, si encuentras un tesoro bonito, regales este punto a este tesoro”.

Evidentemente, los geocachers tiran de ingenio e imaginación, para buscar escondites imaginativos, recónditos y/o divertidos, que amenicen el pasatiempo.Tal y como nos comenta Abad, los contenedores suelen ser tuppers, y dentro, los “escondedores” pueden dejar de todo: juguetes, pegatinas, figuritas, piedras monedas sin valor, etc. “Si te gusta, puedes cogerlo, y dejar algo para que otro jugador lo coja”. Entre los tesoros más curiosos que ha encontrado Abad recuerda uno que halló muy al principio: “Cuando era novato encontré un tesoro en forma de cuadro eléctrico; para estar seguro al manipularlo el dueño te pone pistas o recomendaciones”.

Habrá unos tres millones de tesoros que geocachers de todo el mundo han ocultado a lo largo y ancho del planeta.

Un juego para todo el mundo

A la hora de jugar, hay varias reglas que los participantes deben respetar: por ejemplo, cuando ocultas un objeto, debes adjuntar un pequeño cuaderno y un bolígrafo o lápiz, para que quienes lo encuentren apunten su nombre. Por otra parte, si al hallar el tesoro, descubres que este está desvirtuado, o ha desaparecido, se avisa al “escondedor” para que lo cambie, arregle o renueve. Se calcula que, actualmente, habrá unos tres millones de tesoros que geocachers de todo el mundo han ocultado a lo largo y ancho del planeta. 

El juego comenzó en Seattle, Estados Unidos, y desde allí fue pasando hasta llegar a todo el mundo. Gente joven, gente yold, de todas las edades, sexos y condiciones aprovechan la app para divertirse y de paso, hacer ejercicio. 

La edad no es ningún impedimento –dice Abad que suele realizar sus incursiones acompañado de su precioso pomeranian Yonty; hay jugadores de diez años o abuelos jubilados, es un juego para todo el mundo. Lo mejor del Geocaching, además, es que conoces lugares con mucha historia. Tal vez hayas pasado mil veces por esos sitios y nunca te habías dado cuenta hasta entonces de que aquel rincón o estatua tiene mucho valor. El Geocaching te enseña esto”.

Gente joven, gente yold, de todas las edades, sexos y condiciones aprovechan la app para divertirse y de paso, hacer ejercicio.

Abad Ramos con Yonty en una de sus aventuras de geocacher

Una de las importantes aportaciones de los geocachers es que contribuyen a la limpieza de nuestra naturaleza. “Hacemos actividad CITO (Cache In, Trash Out, por sus siglas en inglés). Es decir, que organizamos quedadas para limpiar las zonas sucias y de paso cuidar el medio ambiente. No es esta la única actividad que realizan juntos pues los jugadores organizan otros eventos, con lo que además pueden compartir ocio y risas. Nos relacionamos mediante eventos publicados en la app; cualquier jugador puede hacer un evento para conocer jugadores y hacer intercambios de avatares, souvenirs, coleccionables… Estas reuniones sirven para hacer proyectos, o simplemente hablar de tu experiencia buscando un tesoro, compartir anécdotas, etc., siempre, claro con una cerveza o un buen vino”.

La app se puede descargar y utilizar de forma gratuita, pero también te ofrece una versión básica y de pago, con algunas diferencias: las básicas o gratuitas nos muestran menos puntos ocultos, mientras que las de pago nos permiten ver todos los tesoros que hay escondidos a nuestro alrededor.

Realmente, la descarga de pago no es muy costosa, y a cambio podemos encontrar un mundo lleno de juego y sorpresas para amenizar nuestros paseos al aire libre. Así es que, ya lo sabes, hay muchos tesoros escondidos por los geocachers del mundo entero, seguro que alguno está cerca de ti: ¡anímate! un mundo de aventura, deporte y diversión te está esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies