Mundo Yold. Hoy te contamos cinco historias de grandes mujeres del salvaje Oeste

Las mujeres del Lejano Oeste: mucho más que amas de casa

 

Carmen Matas
21 marzo, 2022

¿Alguna vez has visto algún papel relevante de mujer en un western? Sin embargo, fueron muchas las mujeres en el Oeste que desempeñaron un rol muy importante en la expansión de la frontera de los Estados Unidos. No solo vaqueras, también exploradoras, tiradoras, cargos públicos… Te presentamos cinco historias sorprendentes.

La mayoría de los westerns que hemos visto en la gran pantalla a lo largo de nuestra vida están protagonizados por hombres, y en ellos, el rol de las mujeres se centra casi exclusivamente a las tareas del hogar, el cuidado de los niños y las relaciones familiares. Todavía hoy, esta sigue siendo la visión del papel de las mujeres del Lejano Oeste, en la época entre 1890 y 1920, aproximadamente.

Sin embargo, aunque muchas aceptaran este rol sin miramientos, para algunas mujeres esta imposición social era decepcionante y agobiante. Aquellas que se atrevían a salirse de las normas establecidas por la sociedad solían ser despreciadas y ridiculizadas. Muchas mujeres, ya fuese por elección o por necesidad, ignoraron estas expectativas y transitaron un camino hasta entonces solamente concebido para los hombres.

Hoy, en Gente Yold, te hablamos de cinco valientes mujeres del Lejano Oeste que eligieron una vida alternativa a lo que se esperaba de ellas. ¡No te lo pierdas!

Kate Barnard
Fue la primera mujer elegida como funcionaria estatal en Oklahoma y la segunda mujer elegida para un cargo público estatal en los Estados Unidos, en 1907. Despuntó como la primera Comisionada de Caridades y Correcciones de Oklahoma durante dos períodos de cuatro años, el único puesto que la Constitución de Oklahoma de 1907 le permitió ocupar a una mujer. En aquel momento las mujeres no podían ni tan siquiera votar. Barnard trabajó intensamente para promulgar leyes de trabajo infantil y educación, así como para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Kate Barnard fue la primera mujer elegida como funcionaria estatal en Oklahoma y la segunda elegida para un cargo público estatal en los Estados Unidos.

La contribución más memorable de Barnard fue su trabajo en favor de los presos recluidos en condiciones lamentables en las prisiones de Kansas. Gracias a sus esfuerzos, se construyó la Penitenciaría del Estado de Oklahoma.

Calamity Jane
Martha Calamity Jane (conocida también como Calamity Jane o Juana Calamidad) es una de esas figuras míticas del salvaje Oeste americano, aunque, por supuesto, mucho menos conocida que otras figuras masculinas como Billy el Niño, Jesse James, Buffallo Bill o el general Custer.

Nació en Missouri y muy joven aprendió a montar y disparar. Con la muerte de sus padres, se hizo cargo de todos sus hermanos, sacando adelante a la familia con distintos trabajos, hasta que en 1874 se convirtió en exploradora y bullwhacker– la persona que camina al lado de una yunta de bueyes y los motiva a seguir moviéndose usando un látigo-.

Calamity Jane pasó, en pleno siglo XIX, de ser huérfana sin dinero a una de las figuras más famosas del Oeste americano.

Pasó, en pleno siglo XIX, de ser huérfana sin dinero a una de las figuras más famosas del Oeste americano. En una era en la que las mujeres tenían pocas opciones en la vida, Calamity Jane tuvo la audacia de forjarlas por sí misma. La mujer que portaba armas, hablaba duro y bebía mucho encarnaba el espíritu estadounidense occidental.

Fox Hastings
El periplo de su vida comenzó escapándose del internado de monjas en el que estudiaba a los 16 años para casarse con el cowboy de rodeos Mike Hastings. Pronto Fox Hastings se manejaba como pez en el agua en esta modalidad y en 1924 ya realizaba exhibiciones en Texas.

Fox Hastings se convirtió en una de las más famosas participantes de rodeos y era conocida como la mujer temeraria pelirroja de la arena.

Rápidamente, se convirtió en una de las más famosas participantes de rodeos y era conocida como “la mujer temeraria pelirroja de la arena”. Su carrera terminó cuando contrajo tuberculosis en la década de 1940. Poco después de la muerte de su segundo marido, en 1948, se suicidó. Hastings fue incluida en el Salón de la Fama del Rodeo en 1987.

Ellen Elliot Jack
Dicen que cuando era niña, Ellen se encontró con una reina gitana que le predijo una vida llena de tragedias y tesoros. ¿Quién hubiera creído que estas predicciones se harían realidad? A pesar de ser inglesa, Ellen Elliot Jack se trasladó a Estados Unidos en 1860. En el barco en el que viajaba conoció a su marido, que sería en capitán de la Armada durante la Guerra Civil. Después de que la tragedia golpeara su vida, llevándose a tres de sus cuatro hijos y también a su marido, Ellen decidió dirigirse al oeste del país.

Durante uno de sus viajes a las montañas, Ellen Elliot Jack descubrió la mina de plata Black Queen, que terminó otorgándole tanta riqueza como disgustos.

Allí abrió una casa de huéspedes en Colorado y comenzó su búsqueda de tesoros en las ricas minas de la zona. Durante uno de sus viajes a las montañas, Ellen descubrió la mina de plata Black Queen, que terminó otorgándole tanta riqueza como disgustos: uno de sus amados terminó siendo un estafador que trató de robarle todo.

Phoebe Ann “Annie Oakley” Mosey
A pesar no ser un ámbito en el que se moviesen las mujeres, Annie Oakley fue una famosa tiradora estadounidense que participó a finales del siglo XIX y durante 17 años en el espectáculo de Buffalo Bill que recreaba escenas del viejo Oeste. Destacó por su destreza y alta precisión en el tiro.

Annie aprendió a disparar siendo tan solo una niña tras la muerte de su padre, y con el único objetivo de encontrar caza con la que alimentar a la familia. Cuando su destreza con el tiro fue una evidencia, se presentó a la primera competición, cerca de Greenville, Ohio, donde ganó 50 dólares y conoció a su futuro marido, Frank Butler.

Annie Oakley fue una famosa tiradora estadounidense que participó, a finales del siglo XIX y durante 17 años, en el espectáculo de Buffalo Bill.

Él la alentó a que se convirtiese en una mejor tiradora y en 1885 ya participaba en el espectáculo de Buffalo Bill. La precisión y la velocidad de Annie le valieron el apodo de “pequeña disparo seguro”. Annie permaneció en los espectáculos del Lejano Oeste durante 17 años, viajando a muchos lugares, incluidos Nueva York, Londres y París. El 3 de noviembre de 1926, a los 66 años, Annie Oakley murió de anemia perniciosa, que es una forma grave de anemia que afecta con mayor frecuencia a los adultos, causada por la incapacidad del estómago para absorber la vitamina B12.

¿Conocías a estas mujeres del Lejano Oeste? ¿Sabes de alguna otra historia? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies