Mundo Yold. Hanna Barbera no era el nombre de una ilustradora alemana… Era el apellido de dos señores muy locos, cuyo talento nos hizo la infancia más feliz

Hanna Barbera: la historia de los dibujos que alegraron nuestra infancia

 

 

 

Angel Domingo
14 noviembre, 2021

 Número de Comentarios (0)

¿Alguno de nosotros ha olvidado la golosa mirada del oso Yogi ante una humeante tarta de manzana en la ventana de una cocina? ¿O el ¡Vilma, ábreme la puerta! en el vozarrón de Pedro Picapiedra? Grabados a fuego en nuestra memoria infantil están estos y otros recuerdos creados por Hanna Barbera… Hoy los revivimos de la mano de nuestro crítico de confianza, Ángel Domingo.

Este estudio de producción cinematográfica es, para la mayoría de mis lectores, un referente de su infancia. La mayor parte de los que ya jugamos con nuestros hijos, o miramos embobados a los nietos, es un recuerdo de nuestra juventud.

Ahora, sed sinceros, ¿recordáis cuáles eran vuestros personajes favoritos? No os preocupéis, me propongo repasar las personalidades principales del estudio creado por los animadores William Hanna y Joseph Barbera, que a mediados del siglo pasado se conocieron en la Metro Goldwyn Mayer y de la que, en 1957, se separaron para fundar su propio estudio.

Los Picapiedra (1960-Actualidad). The Flintstones es el título original en inglés y el proyecto más emblemático de la compañía; solo comparable con lo que supuso la serie Los Simpson para la productora Fox Broadcasting Company, si se me permite la comparación. Originalmente se ideó como una serie animada que mostraba la vida de dos parejas de la clase media-baja de la década de los sesenta; pero alguien tuvo la fantástica idea de situarla en una original Edad de Piedra, aunque con tecnología actual que funcionaba con ruedas y dinosaurios domesticados. Pedro y Vilma Picapiedra compartían barrio con Betty y Pablo Mármol, y sus hijos Bam-Bam (Mármol) y Pebbles (Picapiedra) protagonizaban algunos de los momentos más tiernos de la serie. El dinosaurio Dino, gran aficionado a la música, les acompañaba a todos lados.

-El Oso Yogui (1961-Actualidad). Otro clásico de Hanna-Barbera.  Si bien originalmente apareció como un secundario del show de Huckleberry Hound, el Oso Yogui fue uno de los personajes más importantes del estudio. La trama, como recordaréis, giraba en torno a Yogui y a su compinche Boo-Boo, que trataban de hacerse con las cestas de los visitantes al parque de Yellowstone y fugarse de su hábitat natural. Esta premisa le hizo sobrevivir cincuenta años de manera ininterrumpida en antena. Pero Yogui ha seguido siendo protagonista de distintas películas, siendo la más cercana, que no memorable, la versión de acción real con CGI (imagen generada con ordenador) que protagonizó Dan Aykroyd en El Oso Yogui: La película (2010).

Los Autos locos (1968-1970). Sería imposible olvidarnos de Pierre Nodoyuna ni de su perro Patán. Los Wakcky Races, su nombre original, se inspiraban en la comedia de La Carrera del Siglo (Blake Edwards,1965) y describía imposibles y alocadas carreras entre autos tan estrafalarios como originales. De esta serie, los dos citados villanos contaron con su propio spin-off, El escuadrón diabólico (Dastardly and Muttley in Their Flying Machines, 1969–71), así como algunas secuelas. Como curiosidad, el inolvidable personaje de Pierre Nodoyuna (Dick Dastardly en el original) no contaba con acento ni origen francés, en realidad era americano (aunque se consideraba británico).

Esta genialidad se la debemos al doblaje latino original y a su actor de voz Julio Lucena, uno de los dobladores más reconocidos de su tiempo. Por otro lado, en doblajes posteriores y en otros títulos, el nombre de Pierre no se mantuvo, ni su acento francés, ya que pasó a llamarse Barón Rojo y a hablar con un marcado acento alemán. Ah, por cierto: Los Autos locos también han sido revisados por la editorial DC en un cómic llamado Wacky Raceland, que mezcla la premisa de la serie original con una estética Mad Max.

Capitán Cavernícola (1977). Declarado como el primer súper-héroe de la historia (y de la prehistoria), nació en la serie Los Pequeños Picapiedra y terminó protagonizando su propia serie, en la que compartía protagonismo con su hijo, un valiente cavernicolita, que fueron rescatados del hielo por un trío de niñas a las que ayudaban a resolver misterios.

Huckleberry Hound (1958 – 62) fue uno de los grandes olvidados de Hanna-Barbera. Huckleberry (el perro azul de los dibujos, para muchos) fue uno de los personajes más importantes del estudio durante la década de los cincuenta. Su show sirvió de plataforma para muchísimos personajes que luego acabaron teniendo serie propia. El más importante, Yogui.

Scooby-Doo (1969-Hoy). Despido este artículo con uno de los personajes más longevos y que mayor huella ha dejado en la televisión. Scooby-Doo se originó como una serie que se inspiraba en relatos de terror y de miedo, habitualmente grotescos y terroríficos, y les daba la vuelta. Bajo la premisa de que todos los misterios que se investigaban tenían una base científica, el grupo de investigadores acababan delatando auténticos fraudes amparados en el terror sobrenatural, generalmente ideados con fines ilícitos.

 Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

  1. José dice:

    Baaaah, pero si nos hablan de la familia antediluviana Picapiedra y se nos olvidan de los la superfuturista Supersónicos, no nos acotan el terreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies