Mundo Yold. Reivindicando el nombre de la primera artista abstracta de todos los tiempos, géneros y condiciones

Hilma Af Klint: pionera de la pintura abstracta

 

Redacción Yold
10 noviembre, 2022

En este año, cuando se cumple el 160 aniversario del fallecimiento de Hilma af Klint, desde Gente Yold queremos recordar su obra y reivindicar su carácter radicalmente innovador, como la verdadera pionera del arte abstracto que fue. ¿Creías que Kandinsky fue el precursor de la pintura abstracta? Pues resulta que no: en este proceso creativo hubo primero una mujer cuyo nombre fue silenciado primero y luego olvidado.

Como ha pasado ya tantas veces –y seguirá pasando-, la historia como nos la han contado tiene recovecos oscuros, verdaderos agujeros negros donde se silencian los nombres de mujeres destacadas en todos los ámbitos del arte y la cultura. Hoy nos toca recordar el de la que ya es considerada oficialmente la primera artista abstracta de la pintura universal.

La pintora en su juventud

Hilma af Klint nació el 26 de octubre de 1862, en Solna, Suecia. En su juventud fue alumna aventajada de la Real Academia Sueca de las Artes, hecho ya inusual y notable: nuestra artista figura entre las primeras mujeres europeas que recibieron formación académica en artes plásticas; esta institución sueca fue la primera europea en admitir a mujeres entre sus alumnos.

What a human being is (1910)

Precursora del arte abstracto y del surrealismo
De Fem (Las cinco) fue el nombre del grupo de amigas que se reunieron para pintar y esculpir juntas, en el que participaba activamente Hilma. Sus sesiones artísticas incluían prácticas espiritistas, muy de moda en la época. Las cinco integrantes del grupo se reunían los viernes; tras una sesión de meditación, “contactaban con el más allá”, y recibían los mensajes enviados por espíritus a los que ellas llamaban los “Altos Maestros”.

Estos mensajes eran transmitidos gracias a la llamada técnica de la escritura automática, desarrollada más tarde por los surrealistas. En este sentido, Hilma también puede ser considerada uno de los antecedentes del surrealismo, que destacó la libertad y verdad a la que conducía esta técnica de escritura que deja fluir la conciencia, sin imponer ningún límite ni restricción.

Uno de los paisajes de su primera etapa figurativa

Estos “Altos Maestros” encargaron la realización de una obra en la que se mostraran las visiones del mundo espiritual, que Las Cinco habían logrado vislumbrar en las sesiones con médiums. Hijas de esta experiencia espiritual son las primeras obras abstractas de Hilma, es decir, las primeras obras abstractas de la historia de la pintura. Se trata de una serie, Los cuadros para el templo, que la pintora comenzó en 1906 y terminó en 1915. La serie se compone de nada menos que 193 obras.

Retablo número 1 (1915)

Las primeras obras abstractas de la historia de la pintura se agrupan en la serie Los cuadros para el templo.

Un buen amigo de Hilma, el filósofo austríaco y admirador de su obra, Rudolf Steiner, le recomendó no mostrarla hasta que la sociedad evolucionara espiritualmente y fuera capaz de comprender su alcance. Hilma escuchó esta recomendación del fundador de la Antroposofía y, por ese motivo, decidió que sus obras no fueran conocidas hasta mucho más adelante, algo que dejó encargado antes de su muerte.

Fue por ese motivo por que sus pinturas solo fueron presentadas al público mucho tiempo después, en 1986, cuando ya hacía muchos años que Hilma había fallecido. Aunque en vida sí que había presentado sus piezas figurativas de juventud, jamás mostró al público sus pinturas abstractas. Las dejó para un “futuro”, en el que los seres humanos pudieran comprenderla.

They tens mainstay IV (1907)

Klint jamás mostró al público sus pinturas abstractas. Las dejó para un “futuro”, en el que los seres humanos pudieran comprenderla.

Artista prolífica y espiritual
Como tantas mujeres a lo largo de la historia, Hilma abandonó la pintura durante unos años para poder cuidar a un ser querido (en su caso, su madre). En 1925, su abandono de la actividad artística fue definitivo; hasta su muerte, en 1944, se dedicó a realizar estudios en Teosofía, el sistema religioso fundado por Madame Blavatsky.

Hilma fue una artista prolífica, sus obras llegan al millar, entre piezas pictóricas y en papel. Su intención era atrapar lo invisible, recrear la dimensión espiritual de la existencia humana. Realizó cuadros de gran formato en los que son protagonistas las formas geométricas, sobre todo círculos, óvalos, espirales… En un cuaderno, Klint anotaba el significado simbólico que otorgaba a las formas: las circulares representan la evolución humana; los colores rosa y amarillo son lo masculino mientras que los azules y morados lo femenino. Conceptos metafísicos, la dualidad materia/espíritu, el origen del mundo son los temas que transparentan sus abstracciones, que no resultan nunca en absoluto frías, sino vitales, plenas de vida y formas orgánicas.

The Swan (no. 16) (1914-1915)

Sus abstracciones no resultan nunca en absoluto frías, sino vitales, plenas de vida y formas orgánicas.

Tras la gran serie de Los cuadros para el templo, desarrolló otras dos series más, Átomo y Parsifal; todas ellas dictadas por un espíritu, Amaliel, según explicó la artista en sus diarios, que llenaron más de mil páginas.

El cisne (no.17) (1914-1915)

En las últimas décadas de su vida volvió a la figuración de sus años de juventud, recreándose de nuevo en paisajes, espacios protagonizados por agua y vegetación, lejos de sus cuadros de geometría orgánica.

La Antroposofía, la Teosofía y el espiritismo estuvieron muy presentes en la obra de numerosos artistas de las vanguardias. Se ha estudiado poco esta relación, que fue además liderada sobre todo por mujeres.

 

La historia del arte, tal y como nos la han contado, ha dejado al margen a numerosas mujeres artistas, y también a estas tendencias consideradas poco serias, estilos y corrientes que han recreado lo esotérico y lo espiritual. Hilma, por su doble condición femenina y de practicante esotérica, fue olvidada. Ya es tiempo de recuperar su obra.

¿Conocías la obra de Hilma af Klint? ¿Sabías que antes que ella nadie había pintado cuadros no figurativos? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales.

Foto de portada: Autorretrato de la artista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies