Mundo Yold. Te contamos la historia de increíbles ciudades perdidas

Las 9 ciudades desaparecidas más bellas del planeta

Carmen Matas
20 agosto, 2020

 Número de Comentarios (0)

¿Has oído hablar de las ciudades perdidas o desaparecidas? Hubo grandes urbes en la historia de las civilizaciones, que acabaron devastadas o simplemente olvidadas. Descúbrelas con nosotros.

Fueron construidas hace miles de años, han sido testigo de la evolución de cientos de civilizaciones y desaparecieron sin dejar rastro, hasta que fueron redescubiertas tras siglos en el olvido. Hoy, en Gente Yold, hemos hecho una selección de las ciudades desaparecidas más impactantes de la historia.

Desastres naturales, guerras, conquistas, despoblación, masacres… varios fueron los motivos que condenaron a estas urbes al olvido durante siglos, aunque muchas de ellas sean, hoy por hoy, reclamos turísticos muy preciados. No te pierdas nuestro reportaje de hoy sobre las ciudades perdidas.

Vista de Machu Picchu entre las cumbres de los Andres y las nubes

Machu Picchu
Es probablemente la más famosa de la lista. Todos tenemos algún amigo -o con un poco de suerte, nosotros mismos- que tiene la conocida foto con las preciosas vistas de este paraje sin excepción. Ubicada en las alturas de las montañas de los Andes, en Perú, este antiguo poblado inca fue redescubierto en 1911 por el historiador hawaiano Hiram Bingham, después de permanecer oculto durante siglos sobre el valle de Urubamba.

Machu Picchu es considerada por los expertos como una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería.

El “Monte viejo”, como es su traducción del quechua, es totalmente invisible desde abajo y muchos la consideran una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería, teniendo en cuenta que es una ciudad de piedra construida en lo alto de un “istmo” entre dos montañas y entre dos fallas geológicas. En una región sometida a constantes terremotos y, sobre todo, a copiosas lluvias todo el año, por eso es un auténtico milagro que se haya mantenido en pie durante siglos.

Teatro romano en Palmira

Palmira
Durante siglos, Palmira -la ciudad de las palmeras- fue una importante y rica villa ubicada a lo largo de las rutas de caravanas comerciales que unían Persia con los puertos mediterráneos de la Siria romana.

Desde su creación, en el año 41 a. C., la bella ciudad ha estado en manos de diferentes imperios, como el romano, el musulmán y el otomano. Todos ellos salvaguardaron la riqueza arquitectónica y la belleza del lugar, sin excepción. Lamentablemente, no fue el caso de sus últimos conquistadores. En 2015, con motivo de la guerra de Siria, el grupo extremista Estado Islámico tomó el control de la localidad de Palmira y de sus ruinas grecorromanas, situadas en el este de la provincia siria de Homs. No solo convirtieron la majestuosa ciudad en el macabro escenario de sus atrocidades, sino que se encargaron de demoler parte del valioso yacimiento de Palmira, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980. En 2017, el ejercito sirio consiguió tomar la ciudad.

Restos de Persépolis

Persépolis
Su nombre viene del griego y significa “capital de Persia”, ya que fue el centro y capital ceremonial del poderoso Imperio Persa desde el año 518 a. C., hasta su destrucción por parte del imperio de Alejandro Magno en el 331 a. C. Éste quiso que Persépolis ardiese en llamas como venganza por la quema de la Acrópolis de Atenas.

Alejandro Magno hizo arder Persépolis en llamas como venganza por la quema de la Acrópolis de Atenas.

El sitio fue visitado a lo largo de los siglos por viajeros occidentales, pero no fue hasta el siglo XVII cuando las ruinas se certificaron como la antigua capital del Imperio Persa de la época aqueménida. Actualmente es posible visitar esta joya arquitectónica, situada a unos 60 kilómetros de la ciudad de Shiraz, en el estado iraní de Fars.

Puerta de Isthar en Babilonia

Babilonia
Situada en el río Eúfrates, Babilonia fue una antigua ciudad de la Baja Mesopotamia y capital del Imperio Babilonio. La ciudad degeneró en anarquía alrededor del año 1.180 a. C., pero floreció una vez más como un estado subsidiario del Imperio Asirio después del siglo IX a. C.

El color brillante y el lujo de Babilonia se hicieron legendarios desde los días de Nabucodonosor (604-562 a.C.), a quien se le atribuye la construcción de los famosos Jardines Colgantes. Todo lo que queda hoy de la famosa ciudad son unas ruinas, parcialmente reconstruidas por Saddam Hussein a finales del siglo XX, que se encuentran en la provincia iraquí de Babil, adyacente a la ciudad de Hilla, y 110 km al sur de Bagdad.​

Ruinas de Cartago en Túnez

Cartago
Ubicada en la actual Túnez, Cartago fue fundada por colonos fenicios a finales del siglo IX a. C. y se convirtió en una gran potencia en todo el Mediterráneo. Tras la caída de Tiro, Cartago se independizó y desarrolló un poderoso estado que llegó a rivalizar con las ciudades-estado griegas de Sicilia primero, y con la República Romana siglos después. El resultado fueron varias guerras con invasiones por parte de ambos bandos; la más notable, la invasión de Italia por parte de Aníbal.

Cartago fue destruida por los romanos en el año 146 a. C., y fueron ellos mismos los que la volvieron a fundar en el año 29 a.C., en esta ocasión bajo el mandato de Augusto, que fundó una colonia romana que acabó convirtiéndose en la capital de la provincia romana de África y una de las ciudades más grandes e importantes del imperio. Siguió siendo una ciudad importante hasta que fue destruida por segunda vez en 698 d. C., durante la conquista musulmana.

Terrazas de la Ciudad Perdida entre la selva colombiana

Ciudad Perdida
Ciudad Perdida es un antiguo poblado indígena situado en Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia, que fue construido en torno al año 700. Situada entre 900 y 1.300 metros de altura, la Ciudad Perdida fue probablemente el centro político y manufacturero de la región a orillas del río Buritaca y pudo haber albergado entre 2.000-8.000 personas. Aparentemente fue abandonada durante la conquista española.

Tras casi 400 años de abandono, Ciudad Perdida, en Colombia, fue descubierta por ladrones saqueadores de tumbas en 1973.

Tras casi 400 años de abandono, fue descubierta por ladrones saqueadores de tumbas en 1973. Casi por casualidad, se encontraron con una escalera de 1.200 escalones de piedra que en ese entonces estaba cubierta de musgo, tierra y raíces que llevaba a las ruinas de la ciudad. Hasta el año 1976 el gobierno colombiano no supo de la existencia de esta maravilla arquitectónica.

Las pirámides de Tikal

Tikal
Aunque la arquitectura monumental de Tikal, situada en Guatemala, se remonta al siglo IV a. C., fue entre el año 200 a. C. y el 900 d. C. cuando alcanzó su apogeo, convirtiéndose en la ciudad maya más grande de mundo, con una población estimada entre 100.000 y 200.000 habitantes. Durante este tiempo, la ciudad dominó gran parte de la región maya, en el ámbito político, económico y militar.

Debido a la lejanía del sitio, ningún explorador visitó las ruinas de Tikal hasta que Modesto Méndez, gobernador de Petén, región guatemalteca en la que se encuentran las ruinas, la descubrió en 1848.

El foro de Pompeya

Pompeya
El 24 de agosto del año 79, el volcán Vesubio entró en erupción, cubriendo la ciudad de Pompeya con una enorme cantidad de cenizas, piedra pómez y otros productos volcánicos. Todo, desde frascos y mesas hasta cuadros y personas, se congeló en el tiempo.

Pompeya, junto con la ciudad cercana de Herculano, fue abandonada y quedó totalmente en el olvido. En el siglo XVIII, como resultado de una serie de excavaciones, ambas ciudades fueron descubiertas casualmente. Gracias a las gruesas capas de cenizas que cubrieron ambas ciudades y que permitieron su excelente conservación, Pompeya y Herculano han proporcionado una visión extraordinariamente detallada sobre cómo se desarrollaba la vida hace dos mil años.

Vista desde Siq, en la entrada a la ciudad de Petra

Petra
Petra, la legendaria “ciudad rosa”, fue fundada en el siglo VI a. C. Era la antigua capital del reino nabateo y una de las grandes maravillas del mundo antiguo. Su nombre proviene del griego y significa literalmente “piedra” y no porque fuera construida con piedra, sino porque es toda una urbe literalmente excavada y esculpida en la piedra, en concreto en el costado del cañón de Wadi Musa, en el sur de Jordania.

Petra es una impresionante ciudad literalmente excavada y esculpida en la piedra.

Los nabateos la convirtieron en un cruce importante para las rutas de seda y especias que unían China, India y el sur de Arabia con Egipto, Grecia y Roma. Después de varios terremotos que paralizaron el sistema de gestión del agua, la ciudad fue abandonada casi por completo en el siglo VI. Después de las Cruzadas, Petra fue olvidada en el mundo occidental hasta que la ciudad perdida fue redescubierta por el viajero suizo Johann Ludwig Burckhardt en 1812.

¿Has visitado las ruinas de alguna de estas ciudades desaparecidas? ¿Conoces alguna más? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Comentarios

  1. Carmen dice:

    He visto la ciudad de Petra, y fue impresionante. No te esperas encontrar lo que en realidad hay. Es pura belleza, sobriedad y majestuosidad, a pesar del tiempo. En su época tuvo que ser muy grande. Es pura magia. Volvería con los ojos cerrados. Pura magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies