Mundo Yold. Repasamos la historia de anteriores pandemias que ha padecido la humanidad

Las pandemias más terribles de la historia

 

 

Inés Almendros
17 abril, 2020

 Número de Comentarios (0)

Pese a que ha cambiado el curso del planeta, el Coronavirus es solo una de las muchas epidemias que el ser humano ha sufrido desde la antigüedad, como la peste, el cólera o el SIDA. Hoy recordamos algunas de ellas.

Pese a lo avanzadísimo de nuestra ciencia en el siglo XXI, lo cierto es que todavía son muchos los retos a los que el hombre se enfrenta. Entre ellos, tal vez el más importante es prevenir y sanar las enfermedades. Y es que, al fin y al cabo, nuestra especie humana sigue siendo vulnerable a muchos males; algunos de ellos viejos conocidos y otros totalmente nuevos, como sucede ahora con el Coronavirus, COVID-19, que en apenas unos meses ha cambiado el funcionamiento del planeta entero, provocando una situación de emergencia sanitaria casi universal.

Pasando consulta a un paciente de gripe española

Debemos distinguir las epidemias o brotes epidémicos, que son enfermedades que pueden extenderse por una amplia zona de varios países, de las pandemias, que llegan a afectar a continentes enteros. De hecho, el actual Coronavirus pasó de ser considerado oficialmente una epidemia, a ser una pandemia, cuando las instituciones como la OMS comprobaron que su incidencia era masiva en varios continentes. También existen las endemias, que son enfermedades localizadas geográficamente en una región; ejemplos de endemias son la malaria, el dengue o el chagas.

Al fin y al cabo, nuestra especie humana sigue siendo vulnerable a muchos males.

Las crónicas de las pandemias y contagios masivos que han diezmado al ser humano nos llegan desde la más remota antigüedad. Algunas de ellas, como veremos a continuación, provocaban tal mortandad, que hacían desaparecer pueblos enteros. El desarrollo de la medicina, la evolución de las vacunas y de los medicamentos nos ayudan a mantener la salud generalizada de la población en la era moderna, pero no nos libran de nuevas amenazas como sucede con el COVID-19.

Hoy recordamos algunas de las pandemias más mortíferas de todos los tiempos.

El triunfo de la muerte, óleo de Brueghel el Viejo que se encuentra en el Museo del Prado, pintado en los oscuros años de la peste negra

Siglo VI: La plaga de Justiniano
Se trata de la primera pandemia de la que se tiene constancia y tuvo lugar en el siglo VI d. C. en el Imperio Bizantino, aunque desde allí se extendió a Europa, Asia y África, entre los años 541 y 543 aproximadamente. Los especialistas estiman que entre 20 y 50 millones de personas pudieron perder la vida por esta enfermedad, cuyo nombre procede del emperador Justiniano I, que gobernaba entonces el Imperio Romano. Los científicos creen que fue ocasionada por la peste bubónica, enfermedad que seguiría azotando a la humanidad durante siglos.

Esqueletos en las ruinas de la antigua ciudad de Herculano (Nápoles)

Siglo XIV y posteriores: La peste negra
La llamada peste negra -provocada por una variante de la bacteria Yersinia pestis– se considera la epidemia más mortífera de la historia de la humanidad. En el siglo XIV, concretamente, entre los años 1347 y 1353, asoló Asia y Europa hasta el punto de que en algunas zonas, como la Península Ibérica o partes de Italia, murió más de la mitad de la población. Su efecto era devastador: los enfermos podían despertar sanos y fallecer en la misma noche, tras sufrir una fiebre fulminante y padecer otros síntomas como la aparición de unos terribles bubones negruzcos. En las siguientes décadas y durante siglos las epidemias de peste volvieron a resurgir con olas de gran intensidad, provocando enormes mortandades. Por ello, a lo largo de siglos, cronistas, escritores o artistas, se hicieron eco de este terrible mal.

Un médico saja un bubón a una paciente. Fresco de la Capilla de San Sebastián. Siglo xv, Lanslevillard (Francia)

Siglo XVIII: La viruela
Aunque la enfermedad de la viruela -provocada por el Virus Variola– se conoce desde la antigüedad, en el siglo XVIII se transformó en una pandemia global de trágicas consecuencias. Además de causar una enorme mortandad en Europa, llegó también a los territorios de Latinoamérica, donde hizo estragos entre la población nativa, que carecía de defensas naturales para combatirla. La búsqueda de la cura dio lugar, en 1796, a la aparición de la primera vacuna. Desde el año 2011 se considera que la viruela está totalmente erradicada.

Vídeo sobre la viruela y la creación de su vacuna

Actualmente el cólera sigue estando presente en Asia donde, según la OMS, se registra la séptima pandemia de este mal que causa, cada año entre 1.3 y 4 millones de casos.

Siglo XIX: El cólera
El primer brote de cólera del que se tiene constancia documentada surgió en La India en el siglo XVII, y a partir de ahí, su contagio se fue extendiendo por el continente asiático. A mediados del siglo XIX la enfermedad llegó a Europa y causó una gran devastación, con millones de enfermos y muertos en distintas oleadas que se extendieron hasta principios del siglo XX. Actualmente el cólera sigue estando presente en Asia donde, según la OMS, se registra la séptima pandemia de este mal que causa, cada año entre 1.3 y 4 millones de casos, así como decenas de miles de fallecidos y para el cual todavía no se conoce una vacuna totalmente eficiente. El cólera está causado por la bacteria Vibrio cholerae, que se propaga con rapidez en zonas donde las aguas residuales no se tratan adecuadamente.

Grabado con la figura echada de una enferma de cólera

Creemos que la dura e inédita experiencia del Coronavirus nos hará más conscientes de la imperiosa necesidad de apoyar la investigación médica.

Siglo XX: La gripe española
Prácticamente fue hace un siglo cuando la mal llamada gripe española provocó una de las mayores aniquilaciones humanas. Comenzó en 1918, al final de la Primera Guerra Mundial, y la única nación del mundo donde se daba información sobre el asunto, de forma libre y sin censura, era España. Los gobiernos de Francia, Reino Unido o Estados Unidos bloquearon las noticias en la prensa para no generar más pánico a sus poblaciones, que llevaban años sufriendo la guerra. De ahí que la enfermedad llegase a ser conocida con el erróneo gentilicio de “española”. A día de hoy, se calcula que entre 20 y 50 millones de personas fallecieron por esta tragedia que diezmó la población universal, pero que, al menos, ayudó a mentalizar un poco más a la humanidad sobre la importancia de invertir en ciencia y medicina. Algunas de las fotos de los grandes hospitales que se montaron en aquella época nos recuerdan, ineludiblemente, a las fotos que vemos estos días en nuestra televisión.

Convalecientes de gripe española en un hospital de campaña

Siglo XX: El Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH)
Fue en 1981 cuando empezamos a escuchar las primeras noticias de esta nueva enfermedad que, al igual que sucede ahora con el Coronavirus, supuso toda una revolución, no solo en el ámbito de la salud y la medicina, sino en otros aspectos. Por ejemplo, la llegada del SIDA supuso que la humanidad, de forma generalizada, comenzase a adoptar medidas de protección sexual como el uso del preservativo. Aunque se ha avanzado mucho en su estudio y prevención, aun no existe una cura definitiva para el VIH, cuya consecuencia global es que ataca al sistema inmunológico y, por tanto, deja a los enfermos desprovistos de defensas. Se calcula que más de 35 millones de personas han muerto por causas relacionadas con el SIDA desde su aparición.

El sida modificó los comportamientos sexuales en lo que a la prevención se refiere

Otras enfermedades no consideradas como pandemias
Además de estas grandes catástrofes sanitarias de contagios masivos, a día de hoy, aún tenemos que convivir con enfermedades que no son pandemias, pero para las cuales sigue sin haber una cura. Entre ellas, el cáncer, que afecta a personas por muchos motivos: causas genéticas, mala alimentación, tabaco, y otros muchas. O la malaria, originada por la picadura de un mosquito, que cada año acaba con la vida de medio millón de personas aproximadamente.

Y es que, pese a nuestro mundo tan avanzado, la ciencia y la medicina necesitan todavía descubrir muchos misterios de la naturaleza y seguir trabajando para un mundo más sano. Creemos que la dura e inédita experiencia del Coronavirus ayudará a los gobernantes, y a la humanidad en general, a ser más conscientes de que apoyar la investigación es consolidar nuestro futuro.

 

 

 

Comentarios

  1. Pedro dice:

    Muy bien realizado el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies