Mundo Yold. Recordando a la maravillosa actriz en el día de su aniversario

Norma Jeane Mortenson, ni rubia y… ¡de tonta, nada!

 

 

 

 

 

Angel Domingo
31 mayo, 2021

 Número de Comentarios (0)

Desde hace años Marilyn Monroe es el nombre que viene a la mente de muchas personas cuando hablamos del tópico las rubias son tontas; sin embargo fue más inteligente de lo que muchos piensan, ¿pruebas?: en febrero de 1951, hace 70 años, se matriculó en las clases nocturnas de Arte y Literatura en la Universidad de California y, registró su nombre artístico: Marilyn Monroe para que nadie pudiera utilizarlo sin su permiso. Hoy, 1 de junio, nació en Los Ángeles, California.

Jamás conoció a su padre y la madre, Gladys Monroe Baker, fue una mujer perturbada; su abuela, con la que se crio, también lo fue. Su madre tomó la decisión de pagar cinco dólares a otras familias para que la cuidaran porque era muy consciente de que ella no estaba preparada para la responsabilidad de cuidar a una niña como ella, aunque verdaderamente parecía como si la hubiera abandonado, ya que con sus problemas mentales no era consciente de la calidad moral o altruista de las familias a las que pagaba. De hecho, la pequeña Norma Jeane no conoció a su padre hasta los siete años, momento en que ella le enseñó una foto para que tuviera una imagen de quién había sido.

Marilyn con su madre

Años después, una adolescente Marilyn trabajaba como empleada doméstica en las casas que se ofrecían a alojarla, pese a que recibían cinco dólares para asegurar su manutención. Si bien es cierto que algunas familias la trataron adecuadamente, la mayoría la utilizaban como empleada de hogar, porque no podían pagar a una profesional.

Uno de los recuerdos que le acompañó el resto de su vida fue que, como el agua era demasiado cara a causa de la Gran Depresión de 1929, las familias se bañaban todas juntas con el mismo agua, y, dejando claro que la pequeña Norma no formaba parte de la familia, se tenía que conformar con bañarse la última con el agua que habían utilizado previamente todos. En definitiva, pasó hambre, humillaciones y muchas más desgracias desde pequeña.

Y, un día en el que su madre la fue a recoger, estaba lavando una pila de platos más alta que ella misma; enternecida, le prometió que algún día le construiría una casa. Pero la felicidad con su madre fue efímera porque un año más tarde internaban a Gladys Monroe en un psiquiátrico por causa de una obsesión que podía llevarla al suicidio; obsesión que heredó de su padre (el abuelo de la joven estrella), que falleció en circunstancias similares.

Prueba de vestuario para Con faldas y a lo loco

En 1945 comenzó a trabajar como modelo y en la década siguiente aparecía en la gran pantalla interpretando pequeños papeles para la 20th Century Fox. Anteriormente, la poderosa productora Columbia Studios, al evaluar su primera prueba ante una cámara, en 1948, aseguró: ”Es incapaz de actuar. Su voz parece un estridente chillido. Está totalmente insegura de sí misma, tanto que ni siquiera sabe refugiarse en su propia insignificancia”.

Instrucciones de Billy Wilder durante el rodaje de Con faldas y a lo loco

Su compañero de profesión, Tony Curtis, le acusó de “perder intencionadamente el hijo que esperaban”. El rodaje de su filme más recordado, Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959), se podría resumir así: muchas faldas, todos locos; una estrella deprimida, un director superado, dos actores déspotas y un rodaje infernal. Jack Lemmon, cuando fue preguntado, aseguró: “Marilyn llegaba al plató siempre tarde. Exigía decenas de repeticiones de cada toma. A veces lloraba después de alguna de ellas, y hacía falta maquillarla de nuevo. Olvidaba tan escandalosamente sus líneas, tanto que fueron necesarias más de 50 tomas para conseguir que dijese: ¿dónde está el bourbon?”.

Con su primer marido, Joe Di Maggio

Y claro, lo que empieza mal termina peor. En 1958, Billy Wilder se convirtió en el único director de cine que trabajaba por segunda vez con Marilyn Monroe. La cosa tenía mérito. Su anterior película juntos, La tentación vive arriba (1955), había acabado con los nervios de Wilder y con el matrimonio de Marilyn. pues Joe Di Maggio, estrella absoluta de los exitosos New York Yankees, obligó a la interprete a vestir dos pares de bragas y una gruesa faja para rodar la icónica escena donde la rendija del suelo eleva la falda de la actriz.

Sería interminable la lista de anécdotas y chascarrillos que se han escrito sobre Marilyn: que no se sabe si era rubia… que tartamudeaba continuamente en los rodajes… que no sabia elegir sus vestidos (una vez se vistió con un saco de patatas)… que, más que actriz, tan solo era Chica Playboy… que, al igual que su madre, su mejor lugar para estar es el manicomio… que una vez llegó a decir: los perros no me muerden, solo lo hacen los seres humanos…

En su boda con Arthur Miller

La verdad es que muchos hombres giraban la cabeza para mirar su figura, al cruzarse con ella; pero, cuando quería, sabía pasar desapercibida. Siempre se quejó de que “Hollywood es un lugar donde te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma. Lo sé porque rechacé la primera oferta bastante a menudo y siempre exigí los cincuenta centavos”.

Amaba la música de Louis Armstrong, Beethoven y Mozart. Ante la pregunta de un periodista sobre qué vestía para dormir, respondió: “algunas gotas de Channel Número 5“. De su boca se oyó decir: “Los diamantes son el mejor amigo de una chica“.

Sobre el matrimonio opinaba: “los maridos no son nunca amantes tan maravillosos como cuando están traicionando a su mujer. El mejor amante de una mujer es aquel que sonríe mientras le mira a los ojos”.

Toda su vida fue una voraz lectora

A principios de los años 50 se inscribió en la escuela de interpretación Actor´s Studio y creó su productora: Marilyn Monroe Productions. Se cuenta que, en 1951, hizo una lista con los hombres más interesantes y en primer lugar situó a Albert Einstein. También se cuenta que enamoró a John F. Kennedy.

Para terminar sólo les diré que, ella era su principal personaje.

Estimados lectores, leído lo anterior, ¿piensan que Marilyn era una tonta? Mi opinión es que fue una mujer rebelde con causa. En las 30 películas que interpretó supo dar más que los directores le pedían; se esforzó por mejorar su trabajo como actriz.

Y su pelo natural, al parecer, era castaño.

Ángel Domingo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies