Cine Yold. Repaso a algunos de los protagonistas más navideños del cine

Personajes e intérpretes del cine navideño, algunos nada dulces…

Angel Domingo
19 diciembre, 2022

A comienzos del siglo XXI nadie pone en duda que las películas de temática navideña han conseguido un importante hueco, si no en la historia del cine con mayúsculas, sí en el corazón de todos los aficionados a los que nos gusta que nos llamen yolds. Hoy, Ángel Domingo, ha escrito este artículo/felicitación para todos nosotros.

Y eso que no era una empresa fácil, ya que estas películas suelen repetir una y otra vez los mismos elementos, sin contar que, al estar pensadas para ver en familia, tienen que evitar cualquier relación con temáticas como sexo, violencia verbal y física, abuso de alcohol, tabaco y demás estupefacientes.

Al igual que el árbol de Navidad, con sus zapatos esperando los regalos, o un Belén repleto de figuras tradicionales, estamos seguros de que en Navidad visitarán tu casa algunos de los siguientes personajes:

-Kevin McCallister (Macaulay Culkin), de Solo en casa (1990). Este angelito es olvidado por su familia durante unas vacaciones de Navidad. Por si fuera poco, se convierte en el objetivo de dos ladrones realmente desastrosos. El pequeño consigue, mediante ingeniosos y dolorosos trucos, defender su casa de los múltiples intentos de los cacos por allanarla. Desde su estreno, hace más de tres décadas, se ha convertido en una de las películas más características del periodo navideño. Tanto, que este mismo año se ha estrenado una adaptación.

-Jack Skellington. El protagonista de Pesadilla antes Navidad, la original película navideña producida por Tim Burton es un personaje creado para celebrar Halloween, pero que ha logrado convertirse en un clásico de Navidad gracias a los pintorescos argumentos de Burton.

El Grinch. Si detestas la Navidad, la gente más cinéfila te apodará ‘El Grinch’, recuperando al clásico villano ideado por el Dr. Seuss. Jim Carrey fue el intérprete elegido por Ron Howard para llevar sus travesuras a la gran pantalla en el año 2000.

-Ebenezeer Scrooge, más conocido por Mr. Scrooge es, junto a El Grinch, el malvado más icónico de la Navidad. Se trata de uno de los empresarios estadounidenses más poderosos del siglo XIX, a la altura del naviero Onassis, con la diferencia de que Scroog vive en el Londres de 1943, y se niega a seguir las costumbres navideñas del resto de su familia. Si solo fuera esto, no sería tan preocupante, pero lo que le hizo pasar a la historia, protagonizando un relato de Charles Dickens, fue su intención de que ningún empleado suyo disfrute de la Navidad. Solo por esto debería ser castigado, pero además asesina despiadadamente a uno de sus socios para no tener que repartir con él sus millonarios beneficios. Tras cometer esta abominación, alguien muy poderoso decide que ha llegado la hora de que reciba una lección, y envía a tres espíritus para que le enseñen a comportarse durante unas fechas tan significativas. Con el paso de los años, la crítica a la disciplina de trabajo decimonónica que inspiró la pluma de Dickens se ha diluido en favor de mostrar el arquetípico egoísmo de los poderosos hacia los que utilizan sus manos para trabajar.

Arnold Schwarzenegger. Sí, queridos, el musculado gobernador de California también consigue un hueco en este artículo por su participación en Un padre en apuros (1996). Es la historia de un ejecutivo que espera hasta el último día para comprar el regalo navideño de su hijo. Y, claro, la marabunta de padres igual de agobiados que él le obliga a emplear toda la fuerza de sus músculos.

-Los gremlins (1984). Despedimos este artículo con estos famosos monstruos. La habilidad de producción de Steven Spielberg fue decisiva para convertir la enésima película de terror ochentera en un habitual de las programaciones navideñas. Rand (Hoyt Axton) es un viajante que un día regala a su hijo Billy (Zach Galligan), una tierna y extraña criatura, un mogwai. El inocente regalo, sin embargo, será el origen de toda una ola de gamberradas y fechorías en un pequeño pueblo de Estados Unidos. Todo empieza cuando son infringidas, una tras otra, las tres reglas básicas que deben seguirse para cuidar a un mogwai: no darle de comer después de medianoche, no mojarlo y evitar que le dé la luz del sol.

¿Por qué una película con esta temática se programa en Navidad? Sencillamente, porque su escena más icónica muestra a los líderes del ejército de monstruos entonando el villancico más famoso de la historia, Noche de paz.

 ¡Os deseo una muy feliz y cinematográfica Navidad!

Ángel Domingo Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies