Yold Coach. La mediana edad es el momento de la vida en el que hay que empezar a cuidarse en serio

Si te cuidas siendo yold, lo llevarás mucho mejor cuando seas mayor

Inés Almendros
26 enero, 2019

 Número de Comentarios (0)

Los cuerpos cambian con la edad; cuando somos jóvenes apenas necesitamos cuidarnos para sentirnos bien; pero los años van trayendo cambios y limitaciones. En la fase yold es imprescindible empezar a cuidarse en serio, y mantener una serie de prevenciones que nos ayudarán a tener una madurez muchísimo mejor. Prevenir de yold, te ayudará cuando seas mayor.

La gente yold del siglo XXI ha cambiado mucho respecto a los de tiempos anteriores. Los adelantos científicos y médicos, junto con la evolución en las costumbres y otra serie de factores han logrado que los cincuenta o sesenta años de ahora parezcan los treinta y pico o cuarenta de antaño. Y no es por casualidad: muchos de nosotros nos cuidamos, nos hacemos chequeos médicos, seguimos una dieta, invertimos en cremas, vamos al gimnasio y nos retocamos las entradas canosas, entre otras muchas cosas. Es una de las enormes diferencias que hay entre nuestra generación yold de ahora, y la de nuestras abuelas y abuelos: que ellos apenas tenían oportunidad para cuidarse; que además tampoco veían la necesidad de hacerlo, porque su forma de ver las cosas y sus costumbres no incluían la prevención de la vejez.

Nuestros ascendentes se alimentaron con la comida casera tradicional (que seguramente era mucho más sana que la de ahora); sin embargo, carecían de los factores preventivos que nosotros sí seguimos, como evitar los excesos de grasa, el tabaco, el alcohol, practicar deporte o hacer revisiones médicas continuadas, algo que se nota mucho, tanto física, como estéticamente.

Los yolds de ahora hemos sido la primera generación de la historia de la humanidad que se ha cuidado desde niños.

Un ejemplo: ellos no iban apenas al dentista, sólo lo hacían cuando era inevitable, por ello, siendo ya jóvenes tenían graves problemas odontológicos y su dentadura, en muchos casos, mostraba un mala apariencia. Verdaderamente, los tiempos han cambiado, también en la forma de hacerse mayor.

Y es que cuidarse forma parte de nuestra vida casi desde siempre. De hecho, los yolds de ahora hemos sido la primera generación de la historia de la humanidad que se ha cuidado desde niños: hemos sido los primeros en tomar una alimentación con suplementos y vitaminas, sin grasas; hemos estrenado los productos light, los gimnasios y la costumbre de contar calorías. Incluso hemos puesto de moda ir vestidos con chándal y ropa deportiva desde nuestra tierna adolescencia. Porque, hasta los años ochenta, alguien que se dedicara a correr por el parque, o se declarase abiertamente vegetariano, era visto como un auténtico friki. Y lo de hacer régimen era una solución drástica exclusivamente recetada para aquellas personas mayores o con graves problemas de obesidad.

Galletas de los años setenta para que los niños creciéramos como unos campeones

Los 50 años, el mejor momento para cuidarse
Si cuidarse es importante en cualquier momento, resulta imprescindible hacerlo a partir de la mediana edad. Estamos en una fase en la que nuestros cuerpos experimentan importantes cambios, tanto físicos, como emocionales. El inevitable paso del tiempo empieza a dejar huella y a marcar límites que ya notamos y debemos aprender a gestionar. E, igual de importante: todos los cuidados y prevenciones que tomemos ahora influirán enormemente dentro de unos años, cuando realmente seamos mayores. Por todo ello, estos son algunos de los aspectos en los que conviene profundizar a partir de los cincuenta:

CUIDAR EL PESO. En la mayor parte de las personas, y tanto en hombres como en mujeres, los cambios hormonales generan cambios rotundos en el peso. Nosotras empezamos con la fase de la menopausia, y la caída en la producción de estrógenos, además de otros síntomas, provoca un importante aumento de la grasa corporal. Pero igualmente, en el cuerpo masculino, la caída en la producción de testosterona, implica la perdida de energía y el aumento de la acumulación de grasa.

Una alimentación sana es una pauta obligada para cualquier yold.

Por todo ello, cuidar la dieta se convierte en una obligación a estas edades. Evitar la comida basura, escoger alimentos naturales, aumentar el consumo de fruta y verdura, moderar la sal e incluir en nuestra ingesta elementos como calcio, antioxidantes, fibra y vitaminas B y D nos ayudarán a enfrentarnos mejor a estos cambios. Una alimentación sana es una pauta obligada para cualquier yold.

La Nocilla, para los niños fuertes y sanos de los años 70

EJERCICIO OBLIGATORIO, PERO CON CEREBRO. Para mantener el peso, es indispensable hacer una vida activa y sana, así es que si no has hecho deporte en tu vida, estás en el momento adecuado para estrenar un chándal. Sin embargo, las articulaciones y los tejidos musculares ya no son los mismos que cuando teníamos veinte años: no conviene sobrecargarlos, ni someterlos a rutinas abruptas.

Caminar, senderismo, pilates, ejercicios de gimnasio, bicicleta… Hay mil formas de hacer deporte que mejorará tu vida al 200%.

Conviene plantearse cuales son los deportes más aptos para nosotros, según nuestra edad, condiciones y posibilidades. Si vas al gimnasio, puedes preguntarle a un entrenador especializado. Caminar, senderismo, yoga, pilates, ejercicios de gimnasio, bicicleta… Hay mil formas de hacer deporte que mejorará tu vida al 200%.

INDISPENSABLE, DORMIR BIEN. Uno de los cambios más frecuentes para muchas personas en la fase yold son las alteraciones en el sueño. Además, a partir de estas edades nuestras necesidades de sueño también son menores.

Sin embargo, descansar es fundamental, y para lograrlo hay que eliminar los malos hábitos que puedan arruinarnos la noche: evitar las siestas, seguir horarios regulares, no ingerir cenas que se digieran con dificultad, realizar alguna actividad relajante antes de ir a la cama, escoger una buena almohada, etc. Descansar bien nos dará mucha más vida al día siguiente.

CUIDADO CON LA TENSIÓN. Es en este momento de la vida cuando empiezan los problemas con la tensión arterial: la hipertensión se convierte en uno de los principales factores de riesgo, que pueden provocar enfermedades como infartos o ictus, que son las primeras causas de muerte actuales.

Ir al médico al primer aviso, y hacer chequeos regulares, otra condición imprescindible para todos nosotros.

Mantener el peso, hacer ejercicio, comer de forma sana, eliminar por completo el tabaco, y moderar el consumo de alcohol y sal, son las principales formas de prevenir nuestra salud cardíaca.

Ir al médico al primer aviso, y hacer chequeos regulares, otra condición imprescindible para todos nosotros. Mantener el control sobre las pulsaciones, la tensión y el funcionamiento de nuestro corazón, en general, es una excelente forma de prevención, sobre todo para quienes tienen una herencia genética familiar en la que haya habido problemas coronarios.

Y SOBRE TODO… IR AL MÉDICO. Realizar pruebas y chequeos médicos periódicos, tanto de medicina general, como de distintas especialidades es, sin lugar a dudas, la mejor forma de prevención. Los especialistas nos marcarán las pautas en nuestras debilidades, según nuestra edad y características personales y genéticas. Para las mujeres, las revisiones ginecológicas, así como la realización de mamografías, deben ser una prioridad. Para los hombres son fundamentales las revisiones de próstata. Para todos, hacer chequeos periódicos generales, con analíticas y exámenes cardiovasculares, es el mejor consejo. Muchas de las enfermedades que suponen una amenaza seria para la salud de los mayores pueden ser detectables antes si, sencillamente, nos realizamos estas pruebas.

No lo olvides: Lo que puedas prevenir ahora que eres un joven yold, sin duda puede facilitarte mucho la vida cuando ya seas un mayor.

Inés Almendros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies