Mundo Yold. Repasamos la historia de 1919, ahora hace cien años

1919: El último año que terminó en 19

Inés Almendros
3 enero, 2019

 Número de Comentarios (0)

¡Adiós al 2018 y hola al 2019! Solo es un cambio de cifra, pero todos sentimos que comenzamos una nueva época. Con esta excusa, hemos preparado un “mix” entre numerología e historia para asomarnos al pasado y saber cómo fue el último año que terminó en 19. Un año de transición entre una horrible época de guerra y otra mucho más alegre: los felices años veinte. Hoy en Gente Yold: así fue 1919.

La numerología es un tipo de creencia a través de la cual las cifras numéricas, como figuras que orbitan en todos los aspectos de la vida, pueden interpretarse y asociarse de muchas maneras. Los numerólogos establecen relaciones místicas entre los números y las fuerzas físicas o espirituales y otorgan significados para todos ellos. Por ejemplo, el número 9, cifra que nos acompañará en los siguientes doce meses, significa sabiduría, tolerancia, apertura espiritual.

Ilustración de la época para celebrar el nuevo año 

El número 9 nos lleva a descubrir nuestra sabiduría interior y la libertad física y espiritual. John Lennon tenía un vínculo especial con el número 9; él y su hijo Sean cumplían años el día 9; los Beatles fueron descubiertos por su manager un 9 de noviembre; John conoció a Yoko otro 9 de noviembre; John Lennon murió un 8 de diciembre, pero en su país, el Reino Unido, para entonces ya era día 9. En honor al número 9, John grabó su tema más controvertido, Revolution 9, y uno de sus temas más bellos, No. 9 Dream.

1919, un año de transiciones
Aunque en Gente Yold no somos numerólogos, la excusa del cambio de cifra nos sirve (como ya hicimos en el pasado año 2018: https://genteyold.com/1918-ano-experiencia-paz-historia-actualidad-2018-fin-de-ano/) para echarle un vistazo al mundo de 1919, el último año que acabó en 19, la cifra final del nuevo que ahora nace. Un año marcado, globalmente, por la transición entre la guerra y la paz. Y es que el comienzo de 1919, de alguna forma, supuso una luz de esperanza ante un mundo que había sufrido lo indecible en los años anteriores.

Entrenamiento con bayoneta en la Primera Guerra Mundial

En noviembre de 1918 había finalizado la Primera Guerra Mundial; se calcula que aproximadamente nueve millones de soldados y unos siete millones de civiles habían fallecido en la primera gran contienda de la humanidad, que luchaba con armas cada vez más sofisticadas y lesivas. Pero en 1918, una plaga, mucho más mortífera que la guerra, terminó de hacer estragos entre la población de todo el mundo: la terrible gripe española, que solo en ese año acabó con cerca de cuarenta millones de personas en todos los continentes.

En 1918, una plaga, mucho más mortífera que la guerra, terminó de hacer estragos entre la población de todo el mundo: la terrible gripe española.

En este sentido, y siguiendo el mantra de la numerología, se puede decir que el 9 de 1919 trajo al mundo apertura espiritual y mucha más sabiduría de la que se había vivido en los años previos. 1919 fue un año de transición entre el sufrimiento máximo de los últimos tiempos y la época que todavía se recuerda como “los felices años 20” que, si bien también estuvieron plagados de convulsiones, al menos reportaron una fase de mayor estabilidad y paz entre las dos guerras mundiales, y trajeron consigo interesantes movimientos artísticos y culturales.

 

Durante una de las sesiones de la Conferencia de Paz de París

La semilla de Naciones Unidas
Tras la época de guerra, 1919 trajo conversaciones de paz, y el intento de crear instituciones de acercamiento y diálogo entre los hombres y países. En enero, y finalizada la guerra, comenzó la Conferencia de la Paz de París entre los aliados, que habían vencido en la contienda, y las potencias derrotadas; de la conferencia surgieron numerosos tratados y acuerdos que cambiaron todo el mapa de Europa: el antiguo Imperio Austrohúngaro quedó desmembrado para siempre y surgieron nuevos Estados como Checoslovaquia o Yugoslavia. La firma del Tratado de Versalles, en el mes de junio, fue la oficialización del fin de la guerra y fue rubricado por más de cincuenta países.

En la firma del Tratado de París

Con este tratado también se creaba la Sociedad de Naciones (SDN), con el objetivo de establecer normas internacionales para evitar nuevos conflictos armados. La SDN fue sobre todo la primera organización de este tipo, y la base sobre la cual años después se crearían las Naciones Unidas (ONU). De lo que no fue capaz la SDN fue de evitar la Segunda Guerra Mundial, que comenzó años después.

Viñeta sobre el rechazo al pacto de la Sociedad de Naciones

Trabajar ocho horas, por primera vez
Tras la creación de la SDN también nació, en abril de 1919, la Organización Internacional de Trabajo, con la misión, entre otras cosas, de regular las condiciones laborales que, tras la época de la revolución industrial, eran de auténtica esclavitud en muchos lugares, y daban lugar a continuos conflictos obreros. Los trabajadores de todo el mundo llevaban décadas luchando para conseguir mejorar las horribles condiciones explotadoras que se imponían en gran parte de las industrias. Las luchas obreras de la época dieron lugar a espeluznantes catástrofes, como la Semana Trágica en Argentina, en enero de 1919: cientos de personas fueron asesinadas durante una huelga en los talleres de Buenos Aires. La represión de las fuerzas de orden dejó unos 700 muertos (estimados), entre ellos muchos niños y desaparecidos.

Acompañamiento de ataúdes de las víctimas en la Semana Trágica de Argentina

También en Barcelona, ese mismo año, la huelga en La Canadiense paralizó prácticamente la ciudad durante más de un mes, aunque se saldó con un importante éxito, con mejoras salariales y con la aceptación, por primera vez, de la jornada de ocho horas.

España se convirtió en el primer país de todo el mundo en que la jornada de ocho horas quedó establecida por ley.

España se convirtió en el primer país de todo el mundo en que la jornada de ocho horas quedó establecida por ley. Meses más tarde, en octubre del 19, la nueva Organización Internacional del Trabajo aprobó de forma oficial la limitación de ocho horas diarias y cuarenta y ocho semanales de trabajo en las industrias, con lo que las naciones del mundo tuvieron que ir adoptando esta legislación.

 

Manifestación ante el Ayuntamiento de Barcelona 

Y, mientras los obreros industriales luchaban por sus derechos, en México las luchas post revolucionarias campesinas continuaban. El 10 de abril de aquel año fue asesinado el líder revolucionario Emiliano Zapata, acribillado a balazos tras acudir mediante engaños a una encerrona; Zapata había sido el líder más carismático de la revolución mexicana al luchar por los derechos y propiedades de las comunidades campesinas. Después de su muerte, se convirtió en un mito que sigue hoy más vivo que nunca.

Emiliano Zapata, un mito de la revolución mexicana y de la lucha por los derechos de los más desfavorecidos

Humanos de segunda clase
Aunque la guerra había acabado, y las condiciones de trabajo mejoraban lentamente, en 1919 el mundo seguía dividido entre los pueblos que dominaban y los que eran dominados; entre las razas dominantes y las razas dominadas. Los continentes de África y Asia estaban prácticamente ocupados por las potencias colonialistas europeas, que explotaban las riquezas de estos países e imponían igualmente su legislación, a veces a la fuerza.

En 1919 el mundo seguía dividido entre los pueblos que dominaban y los que eran dominados.

El 13 de abril sucedió la terrible matanza de Amritsar en La India, cuando las fuerzas británicas dispararon sobre una multitud de miles de hombres, mujeres y niños que se encontraban celebrando el año nuevo en el festival de Vaisakhi (Año Nuevo). Cientos de personas fueron asesinadas impunemente en aquel holocausto que terminó de encender la mecha para el movimiento independentista indio.

Monumento en recuerdo de la los muertos en Amritsar

También en Corea, que entonces estaba invadida por los japoneses, el 1 de marzo estallaron una serie de revueltas que acabaron con el asesinato de miles de coreanos.

En Estados Unidos los conflictos raciales igualmente provocaban una terrible violencia: el verano de 1919 fue conocido como “el verano rojo”, por los más de 25 disturbios que se sucedieron con terribles muertes en todo el país, sobre todo en Chicago, donde varias docenas de personas murieron y otras tantas resultaron heridas.

La famosa escena de los spaghetti/cordones de bota de Charlot

Charlot, el vagabundo rey de la comedia
En aquel año de posguerra y también de conflictos, un personaje cada vez más popular hacía reír a medio mundo en las pantallas mudas y en blanco y negro de los cinematógrafos: se trataba, claro, de Charlot, el vagabundo al que daba vida Charlie Chaplin, convertido en uno de los grandes astros de un Hollywood primerizo, que regalaba al mundo sus primeras estrellas. En 1919 Charlie Chaplin también fundaba la distribuidora United Artists, junto con actores como la también famosísima Mary Pickford, D. W. Griffith o Douglas Fairbanks. El gran Charlie Chaplin, junto con otros actores y artistas, puso luces y risas en un año de transición que daría paso a una época más lucida y divertida, los años veinte, los años del charlestón.

Competición de charlestón en Saint Louis (Estados Unidos)

Un siglo después, muchos de los problemas que entonces tenía el mundo se han visto superados, pero otros, como las guerras y los conflictos entre los humanos, permanecen. Lo que no cambia es la ilusión de todos por encontrar la felicidad en cada nuevo día de nuestra vida. Es lo que os deseamos, para el nuevo 2019, desde Gente Yold.

 

Inés Almendros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies